Engaños y lo prohibido

Como dije ya antes, no conozco mucho de esta música (para planchar), y de este cantante a duras penas conozco esta canción.  Me da la impresión de que es un mujeriego empedernido y por eso sus canciones son tan de despecho (por así decirlo), pero si uno está enfarrado y suena, ¡la canta a grito herido!

¿Mejor pedir perdón que pedir permiso?

Ni siquiera sé por qué hoy me acordé de esta canción.  Un gran clásico de una fabulosa banda, donde Bono pide perdón de todas las formas que se le ocurren.  No me quiero imaginar cuál fue la cagada para que hiciera hasta vídeo, pero la canción me encanta.  Y pues, no siempre es mejor pedir perdón que pedir permiso, y más cuando de relaciones se trata.

Amor y plancha

Este fin de semana pasaron por HBO la película “La familia Bélier” y es casi imposible no quedarse enganchado con alguna de las canciones de su soundtrack, así que para el lunes de plancha, con ustedes, el “atemporal”: Michel Sardou.

Otro clásico de la friend-zone

En varios de mis posts musicales, he puesto música de la friend-zone.  De esos enamoramientos casi imposibles que han llenado la escena musical y que alguna vez en nuestra vida nos sentimos identificados con sus letras.  Hoy es el turno para la maravillosa e inmortal Patti Labelle, porque como siempre he dicho: la friend-zone va “del mismo modo y en sentido contrario”.

Lo que yo quiero en cuatro

Para el martes de música en español, se me vino a la cabeza el fin de semana este clásico del grupo venezolano “Los amigos invisibles”, donde lo primordial es tener un muy buen doble sentido. La primera vez que la escuché, tardé un poco en entender dónde estaba el chiste, pero ya luego la mente divertida hizo el resto.