Pero no la violente… #FelizDiaDeLaMujer

Desde hace algún tiempo he venido pensando en este post, pero quise esperar a este día en especial para publicarlo.  Lo escribo con mucho respeto a todas mis congéneres y a todos los hombres que de alguna manera violentan a alguien por sus decisiones de vida.

En mi facebook he visto cada vez más imágenes de “mujeres y hombres de verdad”, donde alaban ciertas características y desprecian y denigran otras.  Que lo publiquen hombres al final no me extraña, pero ver a mujeres haciéndolo me dejó enojada y triste: ¿por qué nos seguimos atacando entre nosotras mismas? ¿Por qué nosotras seguimos justificando y, de cierta manera, apoyando la violencia?.

Mi invitación es muy sencilla y simple: está bien que no nos gusten las decisiones de vida de los demás, inclusive que hasta cierto punto las desaprovemos, pero eso no nos da autoridad moral de violentarlos, o violentarlas.  Son SUS decisiones, y si es lo que los hace felices y no nos afectan realmente, entonces simplemente no generemos más violencia.

Pondré acá algunos de los ejemplos que más he visto. Conozco a algunas mujeres que han tomado estas decisiones y sus razones me parecen válidas, aunque algunas yo no las tomaría.  Lo escribo en femenino porque son los ejemplos que más abundan, pero esto es “del mismo modo y en sentido contrario” y si se le ocurre algún otro ejemplo, es bienvenido de compartirlo conmigo.

Está bien que a usted no le agrade una mujer que no se come una hamburguesa doble carne con queso y tocineta porque eso significaría perder horas, tiempo y esfuerzo invertidos en su físico. Si no le gustan no salga con ellas, pero no las violente.

Está bien que a usted no le agrade una mujer que no lee, que le parece aburrido hacerlo y prefiere pasar su tiempo viendo en la tv lo que le apetece.  Si no le gustan no salga con ellas, pero no las violente.

Está bien que a usted no le llamen la atención las mujeres algo masculinas que disfrutan viendo deportes y son bruscas al hablar, con una risa estrafalaria y sin pelos en la lengua.  Si no le gustan no ande con ellas, pero no las violente.

Está bien que a usted le exasperen las mujeres que se toman selfies cada 5 minutos y saben que son hermosas y se ven bien, que adoran maquillarse y la alfombra roja es lo de ellas.  Si no le atraen no vea sus fotos, pero no las violente.

Está bien que a usted le parezca arcaico que una mujer tenga como mayor aspiración casarse y tener hijos, y exponerse al trabajo más denigrado y por debajeado del mundo moderno: ser ama de casa. Si no se quiere casar con una mujer así no lo haga, pero no las violente.

Venimos en todos los tamaños, formas, olores, colores, sabores y miles de cosas más que nos hacen únicas.  Para gustos hay variedad, ya es hora de dejar de violentarnos y seguir perpetuando los estereotipos que tanto han oprimido a la sociedad.  Recuerden que si queremos que nos acepten como somos, debemos de ofrecer lo mismo.

image

Publicado desde WordPress para Android

La fila 9

Encontré este texto en mi facebook y me pareció que vale la pena compartirlo.  Conozco muchos autómatas que se están perdiendo de lo mejor en su vida.  Espero que les guste tanto comí a mí.

¿Han oído hablar de los sobrevivientes de los Andes?

De las 45 personas que iban en el avión, 12 murieron en el accidente (entre ellas la madre de Fernando Parrado); 5 murieron al otro día, y a los 8 días muere Susana Parrado (hermana de Fernando)debido a sus lesiones.

A los 16 días, una avalancha se llevó la vida de ocho más, y dos jóvenes murieron a mediados de Noviembre por las infecciones de sus lesiones.

Los demás, completaron 72 días en la montaña, hasta que fueron rescatados.
¿Qué conferencista logra hoy colmar un auditorio de 2,500 ejecutivos y empresarios, muchos con sus mujeres e hijos, y hablar durante una hora y media sin que nadie pierda detalle del tema ?

Fernando Parrado, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes, a 36 años de aquella historia que asombró al mundo, consiguió hace algunos meses más que eso: Conmover a un foro de negocios y capacitación empresarial al transmitir las simples moralejas que le dejaron vivir 72 días en plena Cordillera sin agua ni comida.

Esta es la conferencia que dio:

Su presentación, un monólogo sin golpes bajos acompañado por vídeos e imágenes de la montaña, tuvo dos etapas bien diferentes.

En la primera narró, con un relato íntimo repleto de anécdotas, los momentos que lo marcaron de aquella odisea a 4000 metros de altura en la que perdió a buena parte de sus amigos, además de su madre y su hermana.

‘¿Cómo es posible sobrevivir donde no se sobrevive?’,
se preguntó.

‘Sobrevivimos porque hubo liderazgos, toma de decisiones y espíritu de equipo, porque nos conocíamos desde mucho antes’, dijo.

Y arrojó un primer disparador.
“En la vida el factor suerte es fundamental”

Cuando llegué al aeropuerto de Montevideo no daban número de asiento para el avión.

A mí me tocó, de casualidad, la fila 9, junto a mi mejor amigo.

Cuando el avión chocó en la montaña, se partió en dos.

De la fila 9 para atrás no quedó nada.
Los 29 sobrevivientes al primer impacto viajaban en la parte que quedó a salvo.’ De ellos, dijo, 24 no sufrieron un rasguño.

Así, los menos golpeados empezaron a ayudar, actuando como un verdadero equipo. Administramos barritas de chocolate y maní al punto de comer un grano por horas cada uno.

Marcelo, nuestro capitán y líder, asumió su rol para contenernos cuando le preguntábamos qué pasaba porque no llegaba el rescate.

Decidimos aguantar.’ Pero días después el líder se desmoronó.

La radio trajo la noticia de que había concluido el rescate.

‘¿Cómo hubieran reaccionado ustedes?
El líder se quiebra, se deprime y deja de serlo.

Imagínense que yo cierro esta sala, bajo la temperatura a -14 grados sin agua ni comida a esperar quién muere primero.’

se hace un Silencio estremecedor de la primera a la última fila.
‘Ahí me di cuenta de que al universo no le importa qué nos pasa.

Mañana saldrá el sol y se pondrá como siempre.
Por lo tanto, tuvimos que tomar decisiones.

En la noche 12 o 13 nos dijimos con uno de los chicos:
«¿Qué estás pensando?»

«Lo mismo que vos. Tenemos que comer, y las proteínas están en los cuerpos.» Hicimos un pacto entre nosotros, era la única opción.

Nos enfrentamos a una verdad cruda e inhumana.’

Desde la primera fila, decenas de chicos llevados por sus padres escuchaban boquiabiertos.
Parrado apeló a conceptos típicos del mundo empresarial.

‘Hubo planificación, estrategia, desarrollo.

Cada uno empezó a hacer algo útil, que nos ayudara a seguir vivos: zapatos, bastones, pequeñas expediciones humanas.

Fuimos conociendo nuestra prisión de hielo.’

‘Hasta que me eligieron para la expedición final,porque la montaña nos estaba matando, nos debilitaba, se nos acababa la comida.

Subí aterrado a la cima de la montaña con Roberto Canessa.

Pensábamos ver desde allí los valles verdes de Chile y nos encontramos con nieve y montañas a 360 grados.

Ahí decidí que moriría caminando hacia algún lugar.’

Entonces sobrevino el momento más inesperado.
Pero…. “Esta no es la historia que vine a contar”,avisó.

Y contó que su verdadera historia empezó al regresar a su casa, sin su madre ni su hermana, sin sus amigos de la infancia y con su padre con una nueva pareja.

‘¿Crisis? ¿De qué crisis me hablan?

¿Estrés? ¿Qué estrés?

Estrés es estar muerto a 4000 metros de altura sin agua ni comida’, enfatizó.

Hay que pasar por una cosa así para darse cuenta de la diferencia entre lo importante y lo que no lo es.

En general, me siento distinto en la percepción de los problemas del día a día: la gente se complica, yo me volví bastante simple

Recordó un diálogo fundamental que tuvo con su padre, que le dijo:

‘Mira para adelante para adelante, anda tras esa chica que te gusta, ten una vida, trabaja.Yo cometí el error de no decirle a tu madre
tantas cosas por estar tan ocupado, de no compartir tantas festividades con tu hermana, no darme el tiempo de platicar con ellas mis
vivencias, no decirles cuanto las amaba’.

Y cerró, determinado:

‘Las empresas son importantes, el trabajo lo es, pero lo verdaderamente valioso está en casa después de trabajar: la familia.
Mi vida cambio, pero lo más valioso que perdí fue ese hogar que ya no existía al regresar.

No se olviden de quien tienen al lado, porque no saben lo que va a pasar mañana.

Una interminable ovación lo despidió de pie ……

“NINGÚN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA”

Si TU tienes un cálido hogar, piensa que al igual que Yo:

Eres una persona con Suerte !!! Te tocó de la fila 9 hacia adelante, y créeme….

la mayoría viaja de la 9 para atrás.

La sabiduría del silencio interno

Hace buen tiempo que no escribía algo de este estilo, pero hoy paso a dejar un texto que llegó a mí y me hizo sentir que, aunque es largo y falta todavía mucho por aprender, voy por el camino correcto.  Desde que comencé el cambio tanto interno como externo, muchas cosas de mi “personalidad” han ido cambiando y personalmente me siento más en contacto conmigo misma; pero cuando uno se gana la fama de “violento” y “ególatra” (y con toda la razón) pasa que a veces mis palabras escritas son mal interpretadas pues le ponen el tono de mi yo anterior.  No los culpo, ha sido mi culpa por mi pasado, pero espero que en el futuro las lean con la verdadera intención.

Dejo en negrilla mis segmentos favoritos, y la conclusión: Si no tienes nada bueno que decir, mejor quédate callado; y si necesitas decir algo, que las palabras sean dulces (no sea que te las tengas que comer)

Namasté

Habla simplemente cuando sea necesario. Piensa lo que vas a decir, antes de abrir la boca. Se breve y preciso, ya que cada vez que dejes salir una palabra, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu chi (energía). De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía.

Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas, porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de chi.

Si no tienes nada bueno, verdadero y útil que decir, es mejor quedarse callado y no decir nada. Aprende a ser como un espejo. Escucha y refleja la energía. El Universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado, porque el Universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones, y nos envía de vuelta el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se representan en nuestra vida.

Si te identificas con el éxito tendrás éxito. Si te identificas con el fracaso, tendrás fracaso. Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna. Aprende a ser como el Universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios, porque siendo como un espejo sin emociones, aprendemos a hablar de otra manera, con el poder mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permitiendo una comunicación sincera y fluida.

No te des mucha importancia y sé humilde, pues cuanto más te muestres superior, inteligente y prepotente, más te vuelves prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones.

Sé discreto, preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de las opiniones de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible, insondable como el TAO.

No compitas con los demás, vuélvete como la tierra que nos nutre, que nos da lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, a percibir sus virtudes, a brillar. El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente. Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.

No te comprometas fácilmente. Si actúas de manera precipitada sin tomar consciencia profunda de la situación, te vas a crear complicaciones. La gente no tiene confianza en aquellos que muy fácilmente dicen “si”, porque saben que ese “si” no es sólido y le falta valor. Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después. Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría.

Si realmente hay algo que no sabes o no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo. El hecho de no saber es muy incómodo para el ego, porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal. En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace creer que sabe.

Evita el hecho de juzgar y criticar, el TAO es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien, lo único que haces es expresar tu opinión muy personal y es una pérdida de energía, es puro ruido. Juzgar es una manera de esconder las propias debilidades. El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.

Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resuelto en ti mismo. Deja que cada quién resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo, no te defiendas. Cuando tratas de defenderte, en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión. Si aceptas el no defenderte estás demostrando que las palabras de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.

Tu silencio interno te vuelve impasible. Haz regularmente un ayuno de la palabra para reeducar el ego, que tiene la costumbre de hablar todo el tiempo. Practica el arte de no hablar. Toma un día a la semana para abstenerte de hablar, o por lo menos unas horas en el día, según lo permita tu organización personal. Es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo ilimitado del TAO, en lugar de tratar de explicar con palabras lo que es el TAO.

Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio. Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte completamente. Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya. El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio. Si tu ego se impone y abusa de este poder, el mismo poder se convertirá en un veneno y todo tu ser se envenenará rápidamente, perdiendo la paz.

Quédate en silencio, cultiva tu propio ser interno. Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser. Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del TAO.

Fuente : http://espiritualidaddiaria.infobae.com/la-sabiduria-del-silencio-interno/

Intentando enamorarme de nuevo de mi carrera

IT Crowd

Para mi círculo cercano no es ninguna noticia nueva: hace algún tiempo perdí la pasión por lo que hago, por esta carrera.  La causa exacta no la conozco, pero siento que es la suma de muchos factores que, como en un matrimonio, van haciendo que la llama de la pasión se apague de a pocos: malos proyectos, pésimos gerentes, muros que limitan tu creatividad y tus ganas de aprender, esa frustración que te va llevando a un estado autómata.  Muchas veces veo rookies que comienzan el camino igual de animados a mí, y no puedo evitar pensar si les llegará a pasar lo mismo, pues conozco muchos casos en que es así.

Aunque ya llevo buen tiempo intentado reavivar la llama del amor, se me ha convertido una tarea titánica pues he caído en el descuido y he dejado que la desesperanza y el automatismo invadan cada aspecto de mi carrera.  Así que después de mucha procastinación al respecto, hoy he decidido (si o si) recomenzar en la tarea, pues ya el futuro me llegó y es hora de ponerme en acción.

Alguna vez una psicóloga me dijo que la disciplina comienza con los horarios, y aunque yo llené el mío con mil actividades que no están relacionadas a los sistemas, me he propuesto escribir todos los miércoles sobre algo que haya estudiado en la semana.  A partir de hoy comenzaré con este tutorial “Get started with Azure and ASP.NET” que encontré en la cuenta de BizSpark.  Seguramente hay cosas que ya sé, pero prefiero arrancar en un terreno al menos conocido, a perder de una el impulso con cosas que jamás he visto.

Nos vemos en una semana.

Algo sobre el amor

(en inglés) Por acá les voy a dejar el link de una lectura bastante interesante sobre el amor, más específicamente: sobre la necesidad del amor y cómo desde la carencia se forman relaciones tóxicas y destructivas, que te dejarán con la sensación de que el amor no es hecho para ti.  El principal amor, el que debes de cultivar y cuidar es el amor por ti mismo: no puedes esperar encontrar en los demás aquello que te falta por dentro, porque no habrá persona en el mundo que pueda llenar ese vacío.

Que la disfruten y hasta la siguiente.

Namaste

La meditación

En la mañana de hoy, mi hermana envió el artículo “Ocho semanas de meditación bastan para cambiar el cerebro” donde explican un experimento que hicieron durante ocho semanas para ver los cambios en el cerebro de las personas que meditaban al rededor de media hora al día.  ¿Los resultados? ¡Impresionantes! Meditar puede cambiar de manera significante cómo está nuestro cerebro constituído, no solamente en términos de paz interior, sino mejorando nuestra atención y reduciendo los niveles de estrés.

Los que me conocen saben que hace poco (unas seis semanas) comencé a practicar yoga y a meditar, y aunque subjetivamente yo si me siento mucho menos estresada y más centrada y focalizada, el hecho de encontrar un soporte científico me anima más a seguir por esta misma vía.

Si nunca lo ha intentado, dele la “probadita”.  No se tiene que ser un gran maestro para lograrlo, es adaptable a cada necesidad, y quizá como yo, quede usted enamorado de esta práctica.

Namaste.

Tratamiento de merecimiento

Esta mañana estaba “naufragando” en la gran red cuando encontré el tratamiento de merecimiento de Louise Hay.  En el momento en que comencé a leerlo, pensé que era algo egoísta en su forma, pero al ir avanzando me di cuenta que la mayoría de las veces nos sentimos culpables por las cosas buenas que nos pasan, que no merecemos lo bueno así seamos buenas personas y con nuestras actitudes atraemos malas cosas a nuestras vidas. Me parece interesante hacer el ejercicio de cambiar el chip de la culpa y el castigo y enfocarnos mejor en lo que es bueno para nosotros y que lo merecemos.

Acá se los dejo:

“Yo me merezco todo lo bueno, no algo, un poquito, sino todo lo bueno. Ahora disuelvo cualquier culpa, pensamiento negativo o restrictivo. Me libero, me perdono y disuelvo todas las limitaciones del pasado. No me ata ningún miedo ni limitación de la sociedad en la que vivo. Ya no me identifico con ningún tipo de limitación. En mi mente tengo libertad absoluta. Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente. Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida. Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias. Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo. Y por lo tanto recibo multitud de bienes. La totalidad de las posibilidades está ante mi. Merezco la vida, una vida buena. Merezco el amor, abundante amor. Merezco la salud. Merezco vivir cómodamente y prosperar. Merezco la alegría y la felicidad. Merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser. Merezco muchas cosas más que todo eso: merezco todo lo bueno. El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud. Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad. Así Es. Gracias Padre Amado Gracias Universo.”

Cosas que no debes hacerte a ti mismo

Esta lectura la vi en el facebook de una amiga así que me decidí a leerlo.  Al principio me parecieron cosas demasiado obvias, pero ya luego de irlas mirando una a una me di cuenta que hay algunas que nos hacemos inconscientemente, quizá por la fuerza de la costumbre, y que de una u otra manera van alterando nuestro diario vivir.

Alguna vez escuché que el máximo estado no es estar siempre feliz, sino estar siempre acorde a lo que sentimos en el momento y saber cómo reaccionar, pues si no hay subidas y bajadas en la vida, es porque estamos muertos; y mientras haya vida, siempre habrá retos para afrontar.

Espero que la disfruten tanto como yo. Namaste.

http://elartedesabervivir.com/30-cosas-que-debes-dejar-de-hacerte-ti-mismo/

El poder de escuchar

Los que me conocen desde hace tiempo saben que desde hace unos años vengo en el intento de ir cambiando mi vida hacia un camino de más meditación, relajación y aceptación.  En una vida más sencilla y menos estresada en el diario vivir, desprendida de muchas cosas que me bloqueaban o ataban a ciertos dolores o sentimientos.

Hoy, mientras hacía mi lectura del bloglovin, encontré una entrada sobre la escucha (link en inglés) y aunque a diferencia de la escritora que dice que le encanta hablar pero que le costó aprender a escuchar, yo no suelo ser muy dada a hablar de mis cosas personales, pero me di cuenta que tampoco presto demasiada atención cuando me hablan.

Una de las conclusiones que más me gusta de la lectura es que muchas veces, cuando vemos a una persona con problemas o deprimida o en una mala situación, salimos corriendo a darle nuestra “brillante” solución y tendemos a pensar que la nuestra es palabra sagrada y no falta el que llegue hasta a considerar a la otra persona “tonta” por no haberlo pensado.  Este punto de vista tiene dos problemas: el primero es que muchas veces la brillante solución no se ajusta a la realidad de la otra persona, porque no nos tomamos la molestia de primero escucharlo, de dejarlo primero sacar de adentro y luego, si nos es solicitado, dar nuestra OPINIÓN al respecto (ojo, lo que decimos es solamente nuestro punto de vista, no es palabra sagrada ni la solución mágica).  El segundo problema es que con esta actitud, muchas veces, en lugar de conectar con la otra persona en su dolor lo que se logra es lo contrario, y en ocasiones estas personas se vuelven incapaces y dependientes emocionalmente, y esa tampoco es la idea, pues cada quien debe de aprender a lidiar y arreglar sus propios problemas.

Aprender a escuchar a los demás y realmente conectar con ellos es mucho más valioso que andar por el mundo hablando sin parar de lo que hice por los demás.  El gran reto para esta semana es aprender a escuchar.

Namaste.

Lección 153 En mi indefensión radica mi seguridad.

Estos son los primeros párrafos de esta lectura sobre la ira que me pareció interesante.  El resto lo omito porque ya es muy enfocado a una religión específica, pero acá dejo el link del texto completo por si quiere terminarla.

 

Tú que te sientes amenazado por este mundo cambiante, por sus cambios de fortuna y amargas ironías, por sus fugaces relaciones y por todos los “regalos” que únicamente te presta para más tarde arrebatártelos, presta mucha atención a lo que aquí decimos. El mundo no ofrece ninguna seguridad. Está arraigado en el ataque. y todos los “regalos” que aparentemente ofrecen seguridad no son más que engaños. El mundo no hace sino atacar una y otra vez. Es imposible gozar de paz mental allí donde el peligro acecha de ese modo.

El mundo no puede sino ponerte a la defensiva. Pues la amenaza produce ira, y la ira hace que el ataque parezca razonable, que ha sido honestamente provocado y que está justificado por haber sido en defensa propia. Una actitud defensiva, no obstante, supone una doble amenaza. Pues da testimonio de la debilidad, y establece un sistema de defensas que simplemente no es viable. Ahora los débiles se debilitan aún más, pues hay traición afuera y una traición todavía mayor adentro. La mente se halla ahora confusa, y no sabe adónde dirigirse para poder escapar de sus propias imaginaciones.

Es como si estuviera encerrada dentro de un círculo, dentro del cual otro círculo la atenaza, y dentro de ése, otro más, hasta que finalmente pierde toda esperanza de poder escapar. Los ciclos de ataque y defensa, y de defensa y ataque, convierten las horas y los días en los círculos que atenazan a la mente como gruesos anillos de acero reforzado, los cuales retornan, mas sólo para iniciar todo el proceso de nuevo. No parece haber respiro ni final para este aprisionamiento que atenaza cada vez más a la mente.

El precio de las defensas es el más alto de los que exige el ego. La locura que reina en ellas es tan aguda que la esperanza de recobrar la cordura parece ser sólo un sueño fútil y encontrarse más allá de lo que es posible. La sensación de amenaza que el mundo fomenta es mucho más profunda, y sobrepasa en tal manera cualquier intensidad o frenesí que jamás te hayas podido imaginar, que no tienes idea de toda la devastación que ello ha ocasionado.