Mi nueva obsesión: aprender a hacer una torta

Una de las cosas que me “frustró” en la adolescencia, fue no haber podido hacer una torta.  Ni siquiera las de caja me lograban quedar de manera decente.  Podía hacer algo de alta cocina como fríjoles o salsa boloñesa, pero al momento de hacer el postre, mi falta de talento en el arte de los dulces se notaba a distancia.  Debo confesar que en esas épocas envidiaba la capacidad de mi hermana de meter todo en una taza sin medidas ni nada, y lograr una perfecta torta esponjosa.

Después de asistir a un mini curso de repostería volví a sentir esa sensación de frustración: la torta, al salir del horno, se veía esponjosa y deliciosa, y pasados los minutos reglamentarios, se aplastó de manera inmisericorde, a pesar de haber seguido la receta AL PIE DE LA LETRA.  Así que, con una yo renovada y con muuuuuchooo tiempo libre, me he propuesto aprender el truco para lograr una buena torta.  No sé para qué me servirá en la vida, pero es algo que definitivamente quiero tener en mi hoja de vida.  Y no solamente tortas, sino cualquier receta pastelera que me parezca atractiva.

Mi primer intento fue hacer galletas con chips de chocolate, la idea fue de mi hija para hacer algo diferente en amor y amistad.  Aunque su sabor estuvo bien, al no tener una rejilla para dejarlas enfriar se terminaron desmoronando, y casi que comemos migas de galletas.  Al menos en galletería, sé que tengo algo de talento.

Mi segundo intento fue hacer una genovesa, pero a pesar de haber seguido la receta tal cual nos la dieron, la base de bizcocho se me aplastó, aunque de sabor estaba bien.

El intento de ayer fue hacer una torta de yogurt.  Recuerdo que la probé cuando era joven, y me encantaba lo esponjosa y suave, perfecta para tomar un café.  Tristemente, de nuevo se me aplastó, todavía no sé qué puede estar faltando o si es que definitivamente mi “mano” no da para hacer este tipo de comidas ya que seguí todas y cada una de las instrucciones y recomendaciones al pie de la letra.

Todavía no me rindo, seguiré intentando tips y probando hasta que en algún momento me dé.  Y si, usé bicarbonato de soda, polvo para hornear o levadura.  Y no, no abrí la puerta del horno en ningún momento antes de que se cumpliera el tiempo reglamentario para cocinarse, según la receta.  Si tiene un tip diferente a estos dos, se pueden intentar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s